Real del Monte

  • Real del Monte
  • Real del Monte
  • Real del Monte
  • Real del Monte
  • Real del Monte
  • Real del Monte
  • Real del Monte
  • Real del Monte
  • Real del Monte
  • Real del Monte

Dónde se ubica

El municipio de Mineral (o Real) del Monte se localiza en el Corredor Turístico de la Montaña, en el estado de Hidalgo, a 20°08´ latitud norte y a 98°40´ longitud oeste del meridiano de Greenwich; al norte de la parte central del país, al sur de la planicie costera nororiental, al oeste de la Sierra Madre Oriental y al noroeste de la altiplanicie meridional.
Es una de las regiones habitadas más altas del país, pues tiene una altitud de 2 660 m sobre el nivel del mar. Colinda, al norte con Mineral del Chico; al sur con Epazoyucan y Pachuca; al oriente con Omitlán de Juárez, y al poniente con Pachuca. El municipio cuenta con una superficie de 77.10 kilómetros cuadrados.

Información del lugar

{fadegalleryid=17}
El origen de Mineral (o Real) del Monte data de la época colonial hacia el año 1531. Pero mucho antes del arribo de los conquistadores, "El Real" que estos llamaron del Monte, fue conocido por los otomíes con el nombre de Maghotsi, "paso alto"; del otomí Ma: "altura" y Ghotsi: "portillo o paso", por ser la región más alta que cruzaban quienes se dirigían a Tenochtitlan.Antigua sede de las compañías mineras inglesas, Real del Monte es una de las más bellas poblaciones de la región.

Desde mediados del siglo XVI, cuando sus minas fueron registradas, se inició una febril actividad que pronto atrajo a numerosos aventureros deseosos de enriquecerse. Más tarde, las minas de Real del Monte serían abandonadas a causa del peligro que representaba la gran cantidad de agua del subsuelo. A finales del siglo XVII, José Alejandro Bustamante y Pedro Romero de Terreros emprendieron de nuevo la explotación de las minas, construyendo un gran socavón para el desagüe. Bustamante fallece antes de concluirse la obra, pero Romero de Terreros obtiene tan grandes riquezas que otorga a la corona española un préstamo de un millón de pesos y obsequia al rey varios buques de guerra. A la muerte de don Pedro, la actividad minera decae de nuevo hasta 1824, cuando México, ya independiente, se abre a la inversión extranjera y un grupo de ingleses arriendan las minas para trabajarlas. No obstante, que logran extraer el agua con máquinas de vapor, veinte años más tarde sobreviene un nuevo fracaso por los altos costos de operación y por la baja calidad del mineral.

Los ingleses ceden la explotación a empresarios mexicanos, pero, a principios del siglo XX, el derecho de explotación es adquirido por una empresa estadounidense que logra un alto nivel de productividad. En la década de los treinta, México, en gran parte gracias a las ganancias de Real del Monte, se convirtió en el primer productor mundial de plata.

Atractivos turísticos

Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción

Los franciscanos fundaron este conjunto en el siglo XVI, el cual fue remodelado posteriormente. El templo actual se levantó a finales del siglo XVII y principios del XVIII, su fachada es de estilo barroco sobrio y exhibe, en el segundo cuerpo, un bello relieve de la Asunción, trabajado en cantera.

Capilla de la Santa Veracruz

En 1584 se fundó la cofradía de la Santa Veracruz y se construyó una discreta capilla que fue demolida a finales del siglo XVII. Entre 1718 y 1736 se realizó la edificación que hoy se conserva. La fachada posee una torrecita al sur, su sencilla portada barroca tiene un par de columnas en ambos lados del arco de la puerta. El interior conserva dos bellos retablos dorados, fabricados en la segunda mitad del siglo XVIII. Uno, aunque deteriorado e incompleto, es anástilo, de la última etapa del barroco, y el otro, de dos cuerpos, ostenta columnas estípites y las esculturas de Santa Ana y San Joaquín. Se localiza al sur de la plaza principal.

Museo de Sitio Mina de Acosta

Antigua mina que ha sido acondicionada como museo. Posee una notable riqueza en material de arqueología industrial. Se han realizado importantes trabajos de museografía en lo que fueron las bodegas, los cuartos de máquinas y un socavón de 400 m que el visitante recorre equipado con casco, lámpara, botas y overol minero. Desgraciadamente, por el momento se encuentra cerrada.

Panteón Inglés

Construido por los habitantes ingleses que llegaron a Real del Monte a finales del siglo XIX, el panteón es un sitio misterioso y lleno de nostalgia en el que todas las tumbas, según la tradición, están orientadas hacia la Gran Bretaña, excepto la del payaso Ricardo Bell, quien ordenó que su lápida, "diera la espalda" a las de sus desdeñosos paisanos. Dicen que los ingleses que se encuentran fuera de su país tienen la costumbre de orientar sus tumbas en dirección a la Gran Bretaña. Al respecto, Richard Bell, el primer payaso en México, en protesta por el desprecio de sus paisanos, ordenó que su tumba fuera orientada en sentido opuesto. Así, hoy se puede ver que su tumba es la única que contradice el orden geométrico del cementerio. Se encuentra en Real del Monte.

Nuestro viaje

Alrededor de las 3 de la tarde nos encontrábamos en la carretera de la salida de Pachuca con dirección a Real del Monte, y decidimos experimentar suerte con el ride. Después de 20 minutos de esperar, nos dieron un ride bastante largo al cruce de Real del Monte. De ahí, nos volvieron a dar otro ride, ahora hasta el pueblo de Real del Monte, en donde se debe de atravesar parte de la Sierra Huasteca. Llegando a Real del Monte comenzó a brisar. El frío se hizo sentir a mangnitud, pero nosotros dispuestos a conocer el lugar, nos cubrimos con nuestros ponchos y decidimos caminar bajo la lluvia.
La experiencia fue muy buena, pudimos observar un pueblo sin gente, con una neblina bastante tupida, un frío rico, que hace mucho no teníamos en los viajes, y sobre todo una iluminación azulosa espectacular.
El pueblo de Real del Monte es bello por si solo. Se le ha conservado como un pueblo de tradición por lo que ahora es considerado Pueblo Mágico.
Caminar por sus empinadas calles empedradas es un gusto que uno se puede dar sólo en este tipo de lugares, donde a todo lugar al que voltees está lleno de flores y de un verde tupido.
Dentro de nuestra caminata llegamos a la mina del lugar. Hace un año, se podía entrar en ella, y daban recorridos turísticos explicativos de cómo sacar piedras preciosas, la explotación de la mina, la historia de la misma, y uno podía cruzar hasta el atrio principal que esta justo en el corazón de real del monte. Ahora, la mina se ha cerrado, y ya no se entra de ninguna forma. Es una desgracia, pues éste era uno de los principales atractivos turísticos del pueblo. En esta ocasión, investigamos porqué del cierre de la mina y los lugareños nos dijeron que había sido un problema de mal manejo de recursos económicos. La mina utilizó el elevador para transportar a la gente pero dejaron de pagar a Comisión de Luz y Fuerza y la consecuencia fue que la institución dejara de suministrarles energía, con lo que no podían hacer uso del elevador y por consiguiente tuvieran que cerrar la mina.
Nuestro recorrido en Real del Monte fue corto, nos quedamos 3 horas en el pueblo, recorriendo sus calles y admirando el centro del lugar. Decidimos irnos de Real del Monte alrededor de las 6.30 de la tarde, pues el clima amenazaba con una entrada de lluvia más fuerte y aún teníamos que llegar a el Parque Nacional del Chico para acampar.
Pedimos un ride a uno de los microbuses del lugar, y nos llevó hasta el crucero del Parque Nacional, de ahí tomamos otro ride ahora para el Parque Nacional del Chico. Nos dejó en la gran reserva ecológica alrededor de las 7.20 de la noche, y de ahí caminamos hasta llegar a un centro de acampado llamado “Los oyameles”.
Nosotros llegamos en viernes, y no había nadie en el lugar, por lo mismo que el tiempo era de lluvias, la gente no se veía en ningún rincón del lugar, así que acampamos sin pagar la zona, y esta demás decirlo, pero nuestro camping fue libre, sobre el cerro del oyamel. La experiencia fue bastante nueva, por un lado nos sentíamos un poco inseguros, pues no había nadie a muchos kilómetros a la redonda, pero por otro lado fue sumamente motivante. El lugar estaba tan cayado, que al beber agua podíamos escuchas como ésta se deslizaba en nuestra garganta con el típico sonido del “Glup, Glup”.
Lo extraño del lugar es que, acabamos de montar la casa a eso de las 8.30 de la noche, y no había oscurecido. De hecho, nunca oscureció. El cielo se reflejaba con un blanco intenso, y toda la noche y madrugada el color del cielo no cambió. Era como si nos alumbraran desde lo alto con varios reflectores.
A eso de las 12,00 nos dormimos y el objetivo del siguiente día era desayunar en Mineral del Chico. A las 6 de la mañana un pájaro entró a nuestra casa de campaña levantándonos y pudimos contemplar un amanecer lleno de color pastel.

Localización en Mapa