Metztitlán

  • Metztitlan
  • Metztitlan
  • Metztitlan
  • Metztitlan
  • Metztitlan
  • Metztitlan
  • Metztitlan

La laguna de Metztitlán es considerada única, puesto que, está rodeada por montañas de piedra caliza, y ello hace que la luna se vea reflejada a plenitud en la laguna, ganándose con ello el nombre del Metztitlán: El lugar de la Luna.


Cómo llegar

En coche

El acceso al Municipio de Metztitlan, Hidalgo, es por la carretera federal núm. 105, desviándose en el kilómetro 60 y puente de Venados a 81 kilómetros de la ciudad de Pachuca y a 175 kms del Ciudad de México.

Para llegar es necesario salir de Pachuca por la carretera federal 105, conocida como la México-Tampico. El tiempo de recorrido en coche desde esta cuidad es de una hora y media.

El camino nos lleva junto al pintoresco pueblo de Real del Monte, y continua a Huasca de Ocampo, Atotonilco el Grande, siempre siguiendo los señalamientos de Huejutla y Tampico, pasando el Río Venados y el puente del mismo nombre, está la desviación hacia la Vega de Metztitlán.

Colinda al Norte con el municipio de Molango, Eloxochitlán, y Santiago de Anaya; al Sur con Actopan y Atotonilco el Grande; al Este con Zacualtipán y Metzquititlán; y al Oeste con el Cardonal.

En autobús

Saliendo de la TAPO del DF, toma un autobús con dirección Pachuca, el costo es de 70 pesos. Estando en Pachuca, conviene tomar el taxi colectivo hasta Metztitlán de 50 pesos, o bien, tomar el autobús directo a Metztitlán desde la TAPO, con un costo de 100 pesos, pero las corridas de los autobuses son en la mañana.Consulta la hora del viaje antes de salir.


Un poco de...

Hace Miles y miles de años, en el pasado geológico de nuestro planeta, un sismo provocó que una montaña de la sierra del Estado de Hidalgo se partiera en dos; las rocas cayeron hacia adentro, muy profundo, y altas e impresionantes paredes de piedra quedaron rodeando un fértil y paradisíaco valle de flores multicolores, ríos, lagunas y un cielo tan claro que permite apreciar por las noches una luna grande y brillante.

Los habitantes prehispánicos le dieron el nombre de “Lugar de la Luna”: Metztitlán.

Metztitlán, ha sido declarado Reserva de la Biosfera por la impresionante cantidad de vida animal y vegetal que resguarda; en muchos casos, especies que sólo existen en este valle perdido.

¿Qué hacer?...

Es importante aclarar que Metztitlán es un lugar para ver, mucho más que para hacer cosas. El paisaje es el principal atractivo, así como el contacto con la naturaleza y la apreciación de especies animales y vegetales.

En este valle escondido hay tres pueblos: Metztitlán, San Cristóbal y Santa María Magdalena. En Metztitlán podrás subir al convento de los Santos Reyes, enclavado al fondo de la montaña y que destaca desde lejos.

Es agustino, del siglo XVI, inmenso, tipo fortaleza con almenas y un estilo arquitectónico hibrido donde destaca el románico por fuera y barroco y neoclásico por dentro. Afuera hay un inmenso atrio con una impresionante cruz, los restos de un antiguo acueducto y una capilla abierta.

En el interior destacan los vitrales, los frescos y el retablo barroco detrás del altar. Junto al templo está el patio claustral, donde vivían los monjes; ahí podemos internarnos a través de pasillos obscuros y misteriosos para explorar, llegar a la parte del coro e incluso encontrar las escaleras que llevan al techo y al campanario.

Otro de los conjuntos religiosos se encuentra en el mismo pueblo, La Comunidad, lo que hoy es la cárcel está en lo que era el convento original del pueblo, mucho más pequeño, pero con claustro y templo, por lo que se puede considerar convento; aparentemente atacado muy seguido por inundaciones, razón por la cual se construyó el de la montaña; aunque más pequeño, guarda características similares con el de los Santos Reyes.

Otro atractivo arquitectónico es el edificio conocido como la Tercena, ejemplo de la mejor arquitectura civil del siglo XVI.

De Metztitlán sigue la carretera que se interna por la Vega; una visita al edén que nos permite apreciar flores nunca antes vistas, colores de todo tipo y árboles con caprichosas formas. Por este camino pronto encontraremos un pequeño templo en la punta de una roca; esta abandonado como iglesia, pero funciona como cementerio. Más adelante sobresale la iglesia de Santa María Magdalena Jihuico, con almenas y en estilo barroco plateresco. Es desde luego más pequeño, pero se puede visitar su patio y su claustro.

Seguimos por el mismo camino, nos alejamos de la Vega en medio de un paisaje que parece no tener fin y no llevar a ningún lado; pasamos por un puente buscando las indicaciones de San Cristóbal, donde además de un convento menor, comienza una accidentada pero segura brecha, pegada a la escarpada montaña que finalmente nos conducirá a la escondida Laguna de Metztitlán; perfecto lugar para acampar y practicar pesca deportiva o simplemente deleitarse con la maravilla de la naturaleza. Esta laguna se formó hace miles de años, cuando el temblor del que hablamos al principio destruyó la montaña y desvió el curso del río.

Su accidentada geografía fue seguramente lo que provocó que muchas especies quedaran protegidas en la Vega, al grado de que hoy en día es hogar de 93 tipos de aves, 16 de mamíferos y varias especies de peces. En la laguna de Metztitlán habita el achequiliche, ave acuática única en su género. La fauna también hace su aparición, ya que se han registrado 11 variedades de agave, 12 de yerbas y más de 60 especies de plantas desérticas, algunas endémicas (exclusivas) de la zona.

Hay quienes aseguran que este valle perdido pudo ser nada más y nada menos que el mítico Aztlán, de donde salieron los Aztecas para llegar al Valle de México. Una nueva propuesta: naturaleza, historia, leyenda, todo en la Vega de Metztitlán.

Nuestro recorrido...

Salimos a las 11 de la TAPO del DF, rumbo a Pachuca, no habíamos trazado bien la ruta, por lo que, decidimos tomar un taxi desde Pachuca a Metztitlán. Se toman taxis colectivos cuyo costo es de 50 pesos. El camión de tapo – Pachuca tiene un costo de 70 pesos, por lo que resulta más benéfico tomar el camión directo de la TAPO a Metztitlán, cuyo costo es de 105 pesos. Además, de ahorrar tiempo. El trayecto es de alrededor 5 horas de viaje, asi que si consideran salir a este lugar hay que hacerlo por la mañana. También hay que aclarar que solo hay 2 viajes directos del DF a Metztitlán y salen a las 6.30 y 8.30 de la mañana, para que tomen sus precauciones.

Pro la lejanía, no les recomendamos el viaje de a dedo, y si pueden reunirse varios para recorrer este lugar con automóvil, será más benéfico, ya que ningún atractivo se encuentra cerca, y se pierde tiempo considerable en llegar de un lugar a otro.

En fin, estando en Metztitlán (alrededor de las 3 de la tarde), visitamos el Ex – convento de los Santos reyes, que es el atractivo más representativo del lugar. Semejara una construcción digna de una historia de terror. El ex convento es imponente, con una digna explanada, por lo cual es favorable ir a tomar un par de fotos en este lugar.

Terminamos nuestro recorrido alrededor de las 4 de la tarde, y fuimos a plaza a comer. La comida es un tanto costosa, pero de un sabor inigualable, por lo que lo recomendamos.

Después de comer, nos dirigimos a la Laguna de Metztitlán, puesto que queríamos acampar.

Tomamos un colectivo que costó 20 pesos. Cabe aclarar que desde Metztitlán pueden hacer dedo, y es común que la gente les preste el servicio, puesto que las corridas de los colectivos no abundan. La Laguna se encuentra unos 40 kilómetros de distancia de Metztitlán, y no les recomendamos hacer el trayecto caminando, puesto que la carretera no tiene acotamiento, y resulta peligroso, por lo autos que transitan.

Llegamos ya entrada la noche a la Laguna (aproximadamente 2 horas de viaje en el colectivo), y no llevábamos leña para fogata. Sin embargo, pasamos al restaurante Ilde, el dueño nos atendió y nos trató con mucha amabilidad, nos brindó información valiosa de donde acampar. Así que seguimos las instrucciones, y a 15 minutos de caminata, montamos las tiendas en lo que sería una lengua de tierra, que dividía la laguna.

Puedo destacar que la noche es estupenda. Hacía tiempo que no había visto un cielo repleto de tanta estrella, y para mi fortuna me tocó presenciar el recorrido de algunas estrellas fugaces.

Si piensan ir a conocer este lugar, les recomiendo de antemano que lo hagan en Luna llena, y de noviembre a marzo, que es cuando se encuentran los pelícanos canadienses, y demás especies de aves, en el lugar. En realidad lo que le hace atractivo a este lugar, es justo el juego de luces de la luna en la Laguna, por lo cual, hay que estarse atentos cuando sea la luna llena y poder disfrutar del espectáculo.

Para nuestra desgracia, no fuimos en luna llena, sin embargo, nos tocó un cielo plagado de estrellas y que al amanecer se tornó rosa, junto con la laguna, y las montañas. Todo era una mezcla de colores rojizos, que resultaban abrumadores.

Nos desayunamos unos pescados que le compramos a un pescador, deliciosos; y a las 11 de la mañana del siguiente día emprendimos nuestra caminata de regreso, rumbo a Metztitlán y de ahí con destino a Huasca de Ocampo.

Puedo decir que algo sobresaliente de este viaje fue la hospitalidad de la gente. Las personas cordiales y sin malicia. Ofreciéndonos comida, hospedaje, ayuda, información y buenos deseos en todo nuestro trayecto.

Agradezco a todos aquellos que nos ayudaron en el viaje, proporcionándonos comida, aventón y una amable sonrisa.


Localización en Mapa


Costo del Viaje

Desglose de Costos

La información desplegada aquí, es escrita con base a la experiencia vivida en el recorrido, por lo tanto el costo final puede variar según cada viajero.

Detalles
ConceptoDetalles
Fecha de actualización 2011
Transporte Saliendo de la terminal TAPO del DF hacia Pachuca es de 70 pesos.
Una vez en Pachuca, el taxi colectivo cobra 50 pesos por persona hasta Metztitlán.
Tiendas de la zona 30 a 80 pesos. Comprarle a los pescadores pescado desde 10 pesos.
Boleto de Entrada Libre Acceso
Acampado Sin costo
Horario Sin horario determinado

Recorrido Virtual

GGPKG_PLUGIN_ERROR_HTML5_REQUIRED

Sugerencia de Yoviajero

Tips para este viaje

Como siempre, un buen consejo nunca está de más y a continuación te damos algunas sugerencias que pueden ser de utilidad para la calidad de este viaje en particular.

La distancia entre Pachuca y Metztitlán es muy larga, vale la pena que te reunas con amigos y realizen el viaje en automóvil propio. Algunas veces no hay pasaje colectivo entre los poblados, suelen tener horas específicas, por lo que si vas sin auto, te tocará realizar dedo en tu trayecto, o bien, caminar largas distancias.

La mayoría de los atractivos se encuentran entre 30 y 40 kilómetros de distancia entre sí, por lo que te recomendamos planear bien tu ruta, para que puedas lograr los objetivos que deseas ver.

Uno de los espectáculos naturales más importantes, es justo ver la Luna llena en la laguna, por lo que te recomendamos que cuando vayas, investigues las condiciones climatológicas y astrológicas, puesto que sin dicho espectáculo, la Laguana, pareciera igual a muchas otras.

Para ir a este lugar te recomendamos hacerlo entre los meses de noviembre y marzo, que es cuando llegan los pelícanos canadienses y los flamingos. Los flamingos se retiran entre diciembre y enero. En otras temporadas, no podrás ver tanta fauna reunida.

Al ser semidesértico, el clima es contrastante. Mucho calor de 11 a 4 de la tarde, y clima frío de 7 de la noache a 9 de la mañana, por lo que te recomendamos ir bien preparado con sleeping bag de temperaturas bajo cero para que no pases frío.

En general, toda la comunidad es apacible, los policías resguardan el lugar, te recomendamos avizar tu presencia a los pueblerinos, para que sepan que estarás en la laguna y te puedan brindar socorro en caso de necesitarlo. No hay iluminación eléctrica en la zona, por lo que es necesario que lleves una buena lámpara para paseos nocturnos.

Lleva suficiente agua, sobre todo si vas entre semana, ya que solo hay un restaurante en la Laguna, y no hay comercios próximos a la zona